Usted está aquí

Algodón

Sensibilidad moderada a alta a las deficiencias de: B
Sensibilidad baja a moderada a las deficiencias de: Cu, Fe, Zn
(la sensibilidad a las deficiencias de estos nutrientes puede variar en función de la variedad)

Análisis de tierra
Para adaptar la fertilización del algodón lo mejor posible a sus necesidades recomendamos de hacer primero un análisis de tierra. Este análisis permite de aplicar el calcio en función de la saturación del complejo de intercambio catiónico (hasta 60-70 % saturado) y de ajustar las unidades fertilizantes de fósforo y potasio a aplicar para evitar carencias y/o excesos.

Zinc:
Es sobre todo importante de evitar los excesos de fósforo por que reduce la disponibilidad del zinc, un elemento muy importante para el algodón, un cultivo muy sensible a las carencias de este elemento. Además el algodón esta cultivado frecuentemente en suelos tropicales que son generalmente ya pobre en Zinc. Deficiencia de zinc puede provocar internodios cortos (crecimiento enana) con hojas pequeñas en los puntos. Esta carencia también reduce el cuaje y retarda la maduración de los frutos.

Boro:
Otro elementos esencial para el algodón es sin falta el boro. La carencia provoca, como con el zinc, plantas con internodios cortos, pero también provoca deformación de las cápsulas, mal cuaje y una producción reducida de fibra. El papel importante que tiene el boro en la división celular y en la actividad meristémica, y por eso también en la formación de las flores, la producción del polen, la fertilidad y el cuaje, explica por que este elemento es tan importante para la producción de algodón.

Los dos elementos zinc y boro deben ser aplicados durante las fases iniciales del ciclo de este cultivo. Chelal B y Chelal Zn permiten aplicar estos dos elementos en forma de quelato, para asegurar una buena y rápida absorción tanto por vía foliar como por vía radicular.

Programa Algodon

Aprender sobre otras culturas